domingo, 4 de marzo de 2012

Caza de persistencia. ¿Somos los humanos corredores de largas distancias?

En este impresionante vídeo vemos como varios miembros de una tribu de cazadores-recolectores ponen en práctica la denominada “caza por persistencia”, usando la gran capacidad de resistencia del ser humano y su inteligencia para perseguir al animal sin dejarle descansar, beber agua ni comer. Al final la presa se acaba rindiendo, agotada. Sorprende la sensación de conexión con la naturaleza que desprenden estos hombres.





Aquí tienen una transcripción del video:

"Los más expertos se detienen, leen rastros casi invisibles y caen presos de una movediza excitación. Han hallado las huellas del gran kudú, el extraordinario antílope de cuernos largos y retorcidos. La caza empieza en la mente del cazador, en el deseo de apoderarse de la presa. Y comienza una carrera agotadora, lo que algunos han llamado “caza por persistencia”. Los bosquimanos cuentan con una destreza genética que les permite adaptarse a esfuerzos prolongados. De pronto avistan al Kudú, que se mueve inquieto en la lejanía. Se inicia una persecución que dura varios días con un sistema de postas sabiamente organizado,. Es increíble cómo la preocupación se instala en la mente de la presa. No tiene paz, no tiene descanso. Corre hasta el agotamiento mientras los bosquimanos aguantan y corren con sus pies descalzos, flotando como fantasmas sobre la tierra ardiente. No se queman, no les duele. Por fin, la derrota se manifiesta en los ojos del kudú, resignado y esperando el sacrificio (no olvido esa mirada). Los hombres festejan el final del esfuerzo, se sacian con la sangre y las entrañas del animal, lo trozan, lo cargan y emprenden el regreso pensando en la felicidad de los suyos”.

Esto me hace pensar en la siguiente pregunta: ¿Es el ser humano un corredor de fondo por naturaleza?

La respuesta es no.

Yo más bien diría que los humanos, como se puede ver en el vídeo, evolucionaron para ser excelentes en resistencia a ritmo lento (caminar, trotar, migrar, explorar, escalar, arrastrarse etc.) usando como energía principalmente la grasa acumulada. Además también nos convertimos en unos sprinters de distancias cortas bastante buenos, pero no evolucionamos para correr grandes distancias. Esto no significa que no seamos capaces de hacerlo, significa que no es la expresión óptima de nuestra genética, y por lo tanto no es lo mejor para nuestra salud.




Por supuesto, nuestros ancestros estaban lo suficientemente en forma como para ocasionalmente correr una larga distancia detrás de un animal, pero pensar que la selección natural rediseñó nuestra genética de simios para correr maratones es, en mi opinión, ilusorio.

La mayoría de hallazgos fósiles sugieren que los humanos primitivos eran carroñeros y vivían en su mayoría de robar cadáveres hasta que empezaron a usar armas hace unos pocos cientos de miles de años. No hay realmente una necesidad de correr largas distancia cuando puedes, caminar, esconderte, escalar, sprintar y arrastrarte vivir de la carroña.

Además, cuando nos volvimos cazadores nuestra táctica era seguir y espiar al animal (usando nuestra inteligencia superior) caminando, de vez en cuando trotando y con unos pocos sprints ocasionales. Esta es una estrategia quemadora de grasa y es probablemente la forma de cazar de nuestros ancestros. Pero una vez que tienes que cambiar tu fuente de energía de la grasa a la glucosa/glucógeno para poder correr agresivamente durante un largo tiempo, se convierte en algo totalmente diferente y nos encontramos ante un problema: qué pasa si te quedas sin reservas de glucógeno por correr detrás de un animal durante largo tiempo.

Si tienes la suerte de cazarlo, podrás recuperar energía comiéndolo (aunque será principalmente proteínas y grasas, lo que no recuperará completamente tus reservas). Pero si fracasas y no cazas al serás una presa triste, exhausta y fatigada con un cartel de “presa fácil” en la cabeza. Por esto es por lo que correr durante largas distancias a ritmo alto no tiene sentido desde un punto de vista evolutivo.

El caso de los Tarahumara

Quienes se oponen a este punto de vista suelen citar el caso de los Tarahumara como ejemplo de tendencia genética a correr largas distancias. Esta tribu de indígenas mejicanos son conocidos por su capacidad para correr hasta 80 o 100 kilómetros al día y también por su uso ocasional de la caza de persistencia, en la que literalmente persiguen corriendo al animal hasta que este está tan cansado que pueden acercarse a él y matarlo. 

Pero otros científicos sugieren que este hábito de los Tarahumara está basado más en una adaptación cultural (no tiene coches, teléfonos ni servicio postal), entrenamiento, dieta y condicionamiento social que en su herencia genética. Aproximadamente el 80% de su dieta procede de carbohidratos complejos provenientes de granos y judías. Y esta no es la dieta que tenían los humanos primitivos. Con esto volvemos a la premisa de por qué los seres humanos NO evolucionamos para ser corredores de largas distancias. Hasta que no tuvimos una fuente de energía alta en carbohidratos, proveniente de la agricultura, cualquier tipo de carrera regular de larga distancia era una forma de ser desechados por la selección natural. 

Comer granos todos los días rellena nuestras reservas de glicógeno (y nos hace almacenar el exceso como grasa), de tal manera que puedes correr largas distancias todos los días. Pero el hecho de que hayamos aprendido esto cuando tuvimos el lujo de carbohidratos ilimitados no lo hace natural ni saludable.

¿Has sentido alguna vez las consecuencias negativas de correr largas distancias con frecuencia? Deja un comentario con tu experiencia o cualquier duda u opinión...

Por Yerai Alonso

Fuente: Marksdailyapple 

Artículo relacionado: Correr Descalzo, pros y contras

3 comentarios:

  1. Increible el video creo que a partir de ahora se acabaron las agotadoras sesiones de correr por las tardes mejor me voy a pasear por el monte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, mucho mejor para tu salud y más entretenido!

      Eliminar
  2. Pues es que además estoy casi seguro que el vídeo es un fake...los bosquimanos cazan con veneno...la persecución duro 8 horas (dice el video) pero empieza con el sol alto y acaba con el sol alto y la pregunta ¿como va el camarógrafo? sigue sin respuesta

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...