miércoles, 15 de mayo de 2013

La hipótesis de las abuelas

Durante años, los antropólogos y biólogos evolutivos han encontrado dificultades en explicar la existencia de la menopausia, una etapa de la vida que los humanos no comparten con el resto de homínidos ni mamíferos en general. ¿Qué ventaja evolutiva tiene para las mujeres el dejar de ser fértiles aun teniendo todavía décadas de vida por delante?
De acuerdo con un estudio publicado recientemente  en el diario “Proceedings of the Royal Society B”, la respuesta es las abuelas. “Las abuelas fueron el paso inicial que nos convirtió en lo que somos”, dice la autora Kristen Hawkes, antropologista de la Universidad de Utah. En 1997 Hawkes propuso la hipótesis de la abuela, una teoría que explica la menopausia centrándose en el infravalorado potencial evolutivo de la presencia de abuelas. Hawkes afirma que ellas nos ayudaron a desarrollar “una amplia gama de capacidades sociales que forman la fundación de muchas características humanas, incluyendo las relaciones sociales, cerebros más grandes, aprender nuevas habilidades o nuestra tendencia a la cooperación”.

El nuevo estudio, que Hawkes llevó a cabo con la ayuda del matemático y biólogo Peter Kim de la Universidad de Sydney y el antropólogo Jamos Coxworth de Utah, usa simulaciones por ordenador para evaluar la evidencia matemática de la hipótesis de la abuela. Para probar la veracidad de la idea, los investigadores simularon lo que pasaría en la evolución de una especie hipotética de primates si se introduce la menopausia y las abuelas como parte de la estructura social.
En el mundo real, las hembras de chimpancé suelen vivir entre 35 y 45 años en la naturaleza y rara vez sobreviven más allá de sus años de maternidad. En la simulación, los investigadores replicaron esta situación, pero les dieron a un 1% de la población femenina una predisposición genética a vivir muchos más años y tener menopausia. Durante el transcurso de unos 60.000 años, esta hipotética especie de primates desarrolló la habilidad de vivir décadas pasadas su época fértil, sobreviviendo hasta 60 o 70 años, finalmente un 43% de la población adulta eran abuelas.
¿Cómo nos ayudarían las abuelas a vivir más? De acuerdo con la hipótesis, las abuelas ayudaban a conseguir comida y alimentar a los niños antes de que pudieran valerse por sí mismo, permitiendo que las madres tuvieran más hijos. Sin la presencia de las abuelas, si una madre daba a luz y ya tenía un hijo de 2 años, las posibilidades de que este hijo sobreviviera serían mucho menores, ya que los humanos no somos capaces de alimentarnos o movernos nada más nacer. Las madres deben centrar su atención y cuidados en el recién nacido, a expensas del otro. Pero las abuelas pueden resolver este problema actuando como cuidadoras complementarias.
En la hipótesis (y en la simulación por ordenador) las primeras mujeres que fueron capaces de vivir más allá de su menopausia incrementaron las posibilidades de supervivencia de sus nietos. Como resultado, estas primeras abuelas tenían muchísimas más posibilidades de que sus genes de abuela perduraran, así durante el curso de miles de generaciones, la especie en general aumentó su esperanza de vida.
Los investigadores nos explican además que el motivo de que exista la menopausia es que sin ella estas mujeres más longevas simplemente seguirían criando niños, en lugar de actuar como abuelas. Todos los niños seguirían siendo dependientes de sus madres para sobrevivir. Desde un punto de vista evolutivo tiene más sentido que estas mujeres más viejas incrementen las posibilidades de supervivencia del grupo, el lugar de gastar energía en producir su propia descendencia.
Hawkes va un paso más allá y plantea que las relaciones sociales que van de la mano con la existencia de abuelas pueden haber contribuido al desarrollo de nuestro cerebro y otras características que nos distinguen como humanos.
Esta teoría no es definitiva, pero la nueva evidencia matemática sirve como una nueva pieza para darle más veracidad. Esto podría ayudar a los antropólogos a que entiendan mejor la evolución humana.
Por Yerai Alonso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...