martes, 22 de octubre de 2013

Los peligros de estar hiperconectado (Smartphones, Whatsapp, Facebook, Twitter...)

Cuando la gente se refiere a los efectos negativos de estar pegado a la pantalla de nuestro smartphone, ordenador, tablet o cualquier otro dispositivo, normalmente se suele centrar en lo que nos estamos perdiendo: verdaderas relaciones interpersonales, tiempo con nuestros seres queridos, una bonita puesta de sol, un buen libro, un sueño reparador, una caminata, vivir el momento, ese coche que viene hacia nosotros mientras cruzamos el paso de peatón mirando el Whatsapp… 
Todo eso son razones importantes para limitar el tiempo que pasamos delante de la pantalla, pero estudios recientes han revelado que también hay una serie de consecuencias fisiológicas, físicas y psicológicas en las personas que están hiperconectadas a diario.


De la mano de Mark Sisson les dejo este artículo con la lista de consecuencias. Probablemente escriba algún artículo más sobre el tema que complementará a este y así dejar clara la perspectiva "paleo" sobre el tema.
De acuerdo con una encuesta reciente en personas de 65 países , un 73,4% de sus habitantes tiene un Smartphone (en 2012 eran un 44,8%)  Estas personas miran el móvil una media de 110 veces al día, lo que significa una vez cada 5 o 6 minutos en un periodo de 12 horas.  Otro estudio encontró una frecuencia un poco mayor, 150 veces al día. 
Estamos hablando de mucha gente con acceso constante al email, redes sociales, mensajería instantánea… No todos ellos sufrirán las consecuencias negativas que vamos a detallar pero la necesidad de comprobar tu teléfono “sólo una vez más, rapidito…” es obviamente difícil de resistir. De hecho, la mayoría de la gente ni siquiera intenta resistirla, porque estar conectado y alerta de todo en todo momento puede ser algo bueno, ¿no?
Reunión de amigos socializando

Vamos a ver algunas de las posibles consecuencias:
Cuello whatsappero
Cuando la mayoría de personas usa su smartphone u otro dispositivo, inclinan su cabeza hacia delante y doblan el cuello. Parece inofensivo y natural, pero pone una gran cantidad de estrés en las vértebras (una cabeza humana es muy grande y pesada) que se acumula con el tiempo.
Espalda CandyCrush
También llamada “Gameboy Back” pero ese término está algo obsoleto. Niños y adultos que juegan frecuentemente en sus smartphones y tablets someten su espina torácica a una flexión prolongada.  Es parecido a lo que comentamos en el apartado anterior pero en lugar de escribir un mensaje rápido, estás jugando durante varios minutos o a veces horas. Esto puede causar que tu espalda siga el camino de tu cabeza y acabe curvándose, produciéndose cifosis en algunos casos. Los niños son especialmente vulnerables.
Este chico va por el nivel 395 del Candy Crush

Garra whatsappera
Las manos humanas son increíbles. Nos permiten manipular y crear miles de herramientas compleja, contar historias usando lenguaje de signos o escribiendo, tocar instrumentos, levantar 200 kilos, cuidar a nuestros seres queridos o partir un listín telefónico en dos. Hacen muchas cosas, pero si mandamos whatsapps cientos de veces al día o escribimos emails enteros usando nuestros pulgares, sometemos a nuestras manos a las mismas torsiones una y otra y otra vez y corremos el riesgo de lesiones en los tendondes. Desafortunadamente, la garra whatsapp no es tan útil e intimidatoria como te estás imaginando. Es el tipo de garra que dificulta tus tareas diarias y causa unos dolores intensos y repetitivos. Y ya están dejando de ser casos aislados. 
Whatsappeos sonámbulos
Mandar mensajes mientras duermes se haconvertido en un fenómeno realPersonas que cogen el móvil en mitad de la noche, medio dormidos y responden como pueden mensajes que luego no recuerdan al despertar. Esto provoca un sueño irregular y estropea los ciclos de sueño. Además también muestra la dependencia que tienen estas personas.
Vibración fantasma
Es la sensación de que acabas de notar que el móvil vibró, o que has escuchado el sonido, o que has visto la lucecita encendida, cuando en realidad no ha pasado. ¿Peligroso? No, pero es un poco alarmante que tu mente te haga estos trucos. De momento solo se plantean qué consecuencias en la biología del cerebro tiene este fenómeno, pero de nuevo se muestra nuestra dependencia de estos aparatos que hace que nuestro cerebro esté constantemente buscando oír, ver o sentir la señal de que nos ha llegado un nuevo mensajito.
Adicción a internet
Después de ser reconocido por los investigadores, el síndrome de adicción a internet ha sido mencionado en el último “Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-5) y está siendo objeto de nuevas investigaciones. Se ven claramente los síntomas clásicos de las adicciones, recibir un “like” en el Facebook da al enfermo una recompensa de dopamina, se ven las mismas anormalidades neurobiológicas que en otras adicciones
Los adolescentes con adicción a internet, por ejemplo, tiene una activación elevada del sistema nervioso simpático, con menor movilidad en el ritmo cardiaco.  Incluso ya ha aparecido el primer programa de rehabilitación para adictos a internet en el Hospital de Pensilvania (no será el último).
Viviendo la vida intensamente

Depresión
A primera vista uno diría que mirar el Facebook, mandar Whatsapp, leer emails y compartir fotos significa que estamos socializando con otros humanos, pero la realidad es que estas actividades llevadas al extremo sólo nos hacen sentirnos menos conectados con la gente real. De hecho, cuanto más frecuentemente usas las redes sociales o compruebas tu móvil, más probable es que declares sentirte triste, deprimido y solo. Un estudio reciente en personas de mediana edad mostró que el uso de Facebook predice un empeoramiento en el bienestar subjetivo, mientras que el contacto “directo” con otras personas no. Algunos médicos se atreven a llamarlo “depresión del Facebook”.

------------------------------------------------------------
Además de todas estas consecuencias físicas y fisiológicas, también nos estamos perdiendo el resto de cosas que mencioné al principio: las conversaciones, risas, todo lo que ocurre en nuestro día a día delante de nuestras narices mientras estamos mirando la pantalla.
Carpe Diem

Por su puesto yo no escapo totalmente a esto, tengo un Smartphone que uso a diario, ordenador y cuenta de Facebook ya que son herramientas increíblemente poderosas que si se usan correctamente pueden mejorar tu calidad de vida y tu trabajo. Además saber las posibles consecuencias negativas nos ayuda a escapar de ellas.
Colocar la pantalla más cerca del nivel de los ojos, para no tener que mover la cabeza ni doblar el cuello o la espalda. No usar siempre el dedo gordo y descansar nuestras manos, no dormir al lado de nuestro móvil. En cuanto a la depresión y la adicción a internet estamos hablando de problemas más serios y sin respuesta fácil. No es tan simple como “parar y ya está” o “aflojar un poco”, igual que no es realista decirle a un fumador que simplemente pare de fumar. En próximos artículos veremos estrategias para pasar menos tiempo conectado pero aquí les dejo algunos consejos rápidos:
  • Borrar la aplicación de Facebook (o cualquier otra a la que estés enganchado) del móvil. Así sólo la podrás usar cuando enciendas el ordenador
  • Llama en lugar de mandar 20 whatsapps consecutivos. Actualmente mucha gente tiene tarifa plana, minutos ilimitados etc. Por lo que la gratuidad del whatsapp cada vez es menos importante.
  • Ponte un horario. Por ejemplo sólo comprobar el móvil una vez cada hora. Sólo mirar el Facebook una vez a la semana etc. Y durante un tiempo limitado, 20 minutos por ejemplo.
  • Busca algo que hacer. Esto es importante. Una de las principales razones por las que nos quedamos delante de la pantalla es para evitar hacer otras cosas. Nos falta algo y no estamos cómodos reconociéndolo, por lo que prefieres evadirte con el móvil. Puede ser un amigo al que no has llamado, una historia que no has escrito, una factura que tienes que pagar, un currículum que tienes que poner, una pesa que tienes que levantar. Busca cosas que hacer y una dirección en la vida, ya sea cosas importantes o cosas del día a día. Evita ser alguien que lo más interesante que tiene que ofrecer en su Facebook es una foto de lo último que comió. Mejor ser alguien que tiene muchísimas cosas interesantes que podría publicar pero que ni siquiera pierde tiempo actualizando su perfil.

Bueno, espero haberte alarmado y motivado. La hiperconexión es un problema serio, la tecnología está aquí para quedarse y necesitamos aprender a tener una relación saludable con ella.


Por Yerai Alonso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...