sábado, 10 de marzo de 2012

La dieta paleo y los deportistas. ¿Necesitan muchos carbohidratos?



¿Puedes ser un corredor de fondo con una dieta baja en carbohidratos?  La respuesta en este artículo junto con la experiencia del campeón del mundo de triatlón Jonas Colting con la dieta paleolítica.

Mi punto de vista personal  es que el entrenamiento de resistencia riguroso es contraproducente en términos de salud y bienestar. Es cierto que me pasé varios años entrenando bastante y corriendo en largas sesiones y en cierto modo me gustaba, pero también vi su lado negativo: lesiones, cansancio acumulado, falta de energía, usar mucho tiempo en entrenar que podría aprovechar para otras cosas etc.

Además, para qué mentirnos, prefiero concentrarme en obtener los mejores resultados  con el menor esfuerzo y sacrificio posible.  Las personas que entrenan mucho suelen comentar que no les será posible seguir con su entrenamiento si hacen la dieta paleo  .Al principio yo pensaba igual, sobre todo si pretendías competir en pruebas de resistencia, asumiendo (erróneamente) que no podrías superar la necesidad de grandes cantidades de hidratos de carbono sin desmayarte o perder toda tu energía. 
 
Pero estudios recientes  sobre el concepto de “entrena suave compite fuerte” y diferentes enfoques del entrenamiento de nivel aeróbico bajo, que se centran en reprogramar los genes para quemar grasa preferentemente junto con técnicas como el entrenamiento de alta intensidad (HIT)
parecen mostrar que entrenar y comer paleo no sólo mejora el rendimiento, sino que hacen que te puedas retirar más tarde.  Si esa es tu elección y eres cuidadoso (como el medallista olímpico Simon Whitfield y otros atletas de élite que no sólo han adoptado estilos de vida paleolíticos  sino que han mejorado su rendimiento (y han tenido menos lesiones y reducido su grasa corporal). Creo que les puede interesar este testimonio del campeón del mundo de triatlón Jonas Colting, el cual ha incorporado poco a poco los conocimientos paleolíticos a su entrenamiento:

Diría que estoy viviendo de la forma más primal que puedo, dada mi profesión. Siempre he sido un gran defensor de mejorar la salud junto con la forma física pero también he aceptado que el atletismo de resistencia profesional (triatlón) no es un concurso de salud de por sí. En su forma más pura el triatlón profesional es un concurso de  resistencia, tolerancia al dolor y la fatiga con mucho estrés en el cuerpo y la mente.

Naturalmente, mi entrenamiento era mucho más exigente que lo que se recomienda en el enfoque paleolítico. Aun así, una gran parte de mi entrenamiento de distancia es en un nivel de intensidad parecido al de una persona normal haciendo senderismo. No quemo una cantidad exagerada de carbohidratos o estoy en un estado de  producción de ácido láctico, como es el caso de muchos atletas de fondo. En su lugar, después de 25 años de entrenamiento de resistencia, mi capacidad para quemar grasa me permite seguir la dieta paleo incluso manteniendo esfuerzos y velocidades relativamente altas.

Vengo del mundo de la natación y actualmente prefiero entrenamientos intensos de sprint para aprovechar al máximo el tiempo en el agua. Correr es mi disciplina favorita de las tres, especialmente en el monte o en caminos asimétricos que promueven un fortalecimiento general y unas zancadas que cubran todo el rango de movimiento, por lo que no hace falta estirar tanto después de correr.

A lo largo de los años he estado trabajando en la fuerza funcional y la postura a través de varios programas de entrenamiento y ha sido en los años más recientes que he llevado esto un paso más allá desarrollando el “caminar primal”, hecho en el bosque con una mezcla de correr “descalzo” con las zapatillas vibram y ejercicios de fuerza primal como levantar peso, tirar, empujar, sentadillas, lanzamientos, golpeos, sprints y demás.





Siempre corro con zapatos muy finos y pegados a la tierra, y además tengo pensado incrementar esto todavía más con carreras regulares con las Vibrams, además de paseos y senderismo.

En cuanto a la nutrición, como algunos carbohidratos procesados cuidadosamente elegidos, debido a la ingente cantidad de ejercicio que estoy haciendo. Aún así son increíblemente pocos comparados con lo normal que los nutricionistas recomiendan a los atletas (10 gramos de carbohidratos por kilo de peso, lo que para mí significaría un exceso de unos 800 gramos al día, niveles que en mi opinión son simplemente tóxicos).

Como cantidad de huevos, carne roja, salmón, aguacates, verduras, frutos secos y semillas. En pocas ocasiones como lácteos en general pero soy bastante generoso con la mantequilla y a veces bebo algo de leche entera y algún yogurt ocasional. Soy muy fan de la fruta, siendo mis favoritas la granada, las moras, el mango, los cítricos y los plátanos.

La mayoría de los alimentos que consumo son sin procesar como la carne, huevos, pescado, leche… directos de la granja. Como algo de pan, principalmente porque no soy especialmente sensible al gluten y el pan me resulta fácil de digerir. Algunas veces caigo en tomarme un bol de pasta o patatas, zanahorias, habas y nabos. Me encantan las golosinas y las pastas aunque casi siempre aguanto la tentación aunque a veces soy débil, se me dan muy mal los buffets en los hoteles y las fiestas pero no me como mucho la cabeza. Uso el autocontrol cuando es necesario pero también sé cuándo relajarme y disfrutar de un buen postre o golosina.

Me mantengo alejado de la típicas adicciones de los atletas a cosas como barritas, batidos, geles y bebidas que en su mayoría son simplemente dulces en un envoltorio más sofisticado. Por otro lado sí uso algunas bebidas de electrolitos en las largas y calurosas sesiones y obviamente en las carreras todo vale. Cuando aplicas una filosofía de “entrenar suave y competir fuerte” sería de tontos no maximizar tanto la quema de grasa como de carbohidratos. Para las carreras realmente largas o en la parte de carrera en tierra de los triatlones he visto que el Red Bull y otras bebidas funcionan de maravilla con la fórmula de azúcar y cafeína.
[…]

Mi primera influencia que me mostró el camino correcto fueron los libros de Phil Maffetone que leí a mediados de los 90, y promovían el uso de las grasas buenas, además de avisar de los peligros del azúcar, stress y hacer demasiado ejercicio. Seguir los conceptos paleolíticos ha ampliado mi conocimiento todavía más y ha añadido claridad a lo que yo creo que es el enfoque correcto a la alimentación y el ejercicio y creo que es lo que me ha ayudado a tener una carrera profesional en el triatlón de más de 15 años sin apenas ninguna lesión o enfermedad y con una mejora y disfrute continuos.

Este es el mensaje sobre el que hablo, sobre el que doy conferencias y escribo en Suecia.

Jonas Colting, Suecia
37 años

2 medallas, Campeonato del mundo ITU, larga distancia.
2 medallas, Campeona de Europa ITU, larga distancia.
Ganador del Ironman
2 veces ganador del Campeonato del mundo de Ultraman, Hawaii.
Varias veces campeón de Suecia de triatlón

Me gustaría escuchar vuestra opinión. ¿Crees que se puede hacer mucho deporte y seguir la dieta paleo? Comparte tu opinión o tu experiencia dejando un comentario


Por Yerai Alonso 
  
Fuente: Marksdailyapple 


 

2 comentarios:

  1. Pues yo te puedo dejar mi experiencia,me llamo Pedro collado,trabajo como instructor de actividades dirigidas y entrenador personal desde hace años,doy 64 clases al mes,tengo 46 años,y entreno dos veces a la semana, trabajo de pesas de alta intensidad, hace varios años que hago una dieta paleo extricta,y estoy fenomenal,mis analisis son perfectos,gozo de una salud y energia excelentes,no enfermo nunca(toco madera),y mantengo un cuerpo musculado y libre de grasas,un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pedro por tu testimonio! Te felicito por tus resultados espero cuando tenga tu edad estar tan bien.

      Con dieta paleo estricta ¿a qué te refieres concretamente? ¿nada de lácteos ni legumbres?

      Un saludo y espero verte más por aquí compartiendo tus experiencias!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...